El espectador escoge muy libremente una carta entre las 52 que tiene la baraja de cartas la pierde en el mazo y al extender las cartas sobre la mesa se comprueba que la carta elegida por el espectador tiene el color de dorso distinto.

Un efecto muy visual que deja huella cuando lo haces, lo mejor de todo es que la elección de la carta es totalmente libre sin forzajes de ningún tipo. Un efecto que debes añadir a tu arsenal de trucos, mira el vídeo ahora y te enseño cual es su secreto.