Juego de cartas totalmente automático que no se requiere de técnicas complicadas de Cartomagia, un efecto directo muy fácil de aprender y de hacer.

Lo mejor es que todas las acciones las hace el espectador y al final el mago será capaz de encontrar la carta elegida gracias a un soplón.